La matriarca Zyra, una hermosa melodía que vela por el mañana.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La matriarca Zyra, una hermosa melodía que vela por el mañana.

Mensaje por Invitado el Mar Jul 19, 2016 2:15 am

Zyra de Lira
"Nunca tuvimos ninguna posibilidad frente a la crueldad de los dioses, sin embargo mientras la divina gentileza de la diosa Athena siga brindándonos su protección los corazones más puros de la humanidad seguirán alzándose en pos de un mañana mejor. Es nuestra naturaleza, es la bendición que ella nos ha otorgado y ahora debemos demostrar que su lucha, su sufrimiento y su dolor tiene sentido."

● Nombre: Zyra
● Apellido: Miraculous
● Edad: 23 años
● Grupo: Sacerdotes
● Clase: Sacerdotisa
● Armadura: Armadura plateada de Lira
● Género: Femenino
● Orientación Sexual: Bisexual
● Nacionalidad: Austriaca
● Ocupación: Matriarca del Santuario

―Personalidad

El mundo sigue girando ante la atenta mirada de Zyra, una mirada compasiva que siempre está preocupada por el futuro de aquellos pobres corazones cuya paz es amenazada por una guerra que desconocen. Conocedora de todos los peligros que se ciernen sobre las gentes que habitan éste mundo comprende el peso que ha de cargar sobre sus hombros y renunció hace mucho a sus propias emociones como mujer para poder guiar a la armada de la gran diosa Athenea en ausencia de ésta con el fin de salvaguardar el bienestar de la humanidad. Aunque es joven y el peso que tiene que llevar es duro, siempre ha sido una mujer fuerte que ha antepuesto el bienestar de todos por encima del suyo, en su ser no existe nada más allá de su bondad y su corazón piadoso mas comprende que es una cruenta guerra en la que hará cuando sea necesario para salvaguardar al Santuario y a la Diosa así como el futuro de todos.
Durante mucho tiempo vagó en solitario por el mundo, viajando y conociendo cada rincón que estuvo a su alcance tratando de hacer su mayor esfuerzo por proteger aquellos corazones sumidos en la oscuridad. Cuentan los rumores en el viento que la hermosa canción de una joven peliazul podía curar hasta un corazón roto, la bondadosa mirada de una hermosa muchacha capaz de mirar más allá de un alma perdida y comprender todos sus pesares, unos brazos cálidos siempre dispuestos a dar cobijo a un semblante que ha sido helado por el dolor y devolver su sonrisa. Muchas han sido las habladurías respecto a una joven tan hermosa como misteriosa que nunca ha dicho su nombre a su paso, cuanto pudieron apreciar unos pocos afortunados era su hermosa voz, lo único que emanaba de sus labios sellados en la más absoluta soledad.

Siempre ha sido una mujer muy misteriosa que dice más por lo que calla que por sus palabras, pocos son aquellos capaces de descifrar sus pensamientos pero su amable corazón es capaz de conquistar hasta el más reticente de los corazones. Aunque la pureza de su ser no opaca su gran inteligencia, aunque a menudo su silencio y sus pocas palabras pueden ser un poco desesperantes, las ocasiones en las que se digna a arrojar luz con su sabiduría suele ser capaz de poner en jaque hasta al más férreo creyente. Sin duda alguna es una digna dirigente del Santuario, una mujer sabia y bondadosa tan capaz como fuerte aunque muchas veces ella misma duda de si llegado el momento estaría dispuesta a hacer cuanto fuese necesario por proteger todo cuanto la diosa Athena ha estado protegiendo todos éstos años. A menudo suele alzar su mirada al cielo buscando consuelo en las constelaciones para calmar sus propias inseguridades, otras veces se la puede ver junto a las armaduras que no han hallado aún un digno caballero tocando su arpa para ellas, cantando para calmarlas y mantener su ánimo en alto. No es raro que sus cánticos resuenen por todo el santuario acompaña de su lira apaciguando a los guerreros que protegen el santuario, calmando los miedos y disipando las dudas. Su cántico, noble y alegre siempre logra renovar las fuerzas de todos aquellos que la escuchan.

"Perdonadme, perdonadme todos pues mis cánticos no son las ansiadas palabras de la gran diosa Athena a la cual aguardamos su llegada y jamás podré compararme a ella mas hago cuanto puedo por guiaros en tan aciagos tiempos. Aceptad mis cánticos, aceptad mi melodía y permitid que mi tenue luz os guíe en la más oscura noche hasta que alba nos traiga a nuestra amada diosa, aceptad mi llamado y juntos crearemos el mañana con el que avanzaremos junto a ella, aceptad mi llamado y unidos prevaleceremos."
-Llamamiento de Zyra a los santos de Athena.-
―Historia

Nadie conoce la ascendencia de Zyra, ni siquiera las personas que encontraron a aquella hermosa joven surcando el canal de aquel perdido río de Austria en una hermosa cesta de mimbre cobijada por un trozo de tela, de seda más concretamente. La joven infante yacía en un plácido sueño mientras las aguas la arrastraban por la suave corriente, un joven fue quien la encontró descendiendo por aquellas aguas y quien irrumpió su descanso sacándola de aquella situación en la que vagaba hacia donde las aguas la llevasen. No debía de ser un joven muy mayor, tendría poco más de trece años cuando llamó a sus padres gritando, lo cual despertó a la joven asustada que pronto comenzó a llorar.
Zyra era el nombre que iba bordad en la tela, Zyra fue como la llamaron en el hospicio donde la acogieron. Si bien es cierto que la noticia se hizo eco y era una hermosa infante de cabellera azul nunca logró una familia que la acogiera. Por alguna extraña razón siempre acababan devolviéndola desde muy joven, aún siendo una simple niña pequeña. Vio a mucha gente ir y venir de aquel orfanato, a muchos jóvenes a los que la desgracia les había arrebatado todo y siempre cantaba para tratar de acallar aquellos corazones heridos por el destino. Su música los cautivaba a todos y llenaba el orfanato de alegría.

Cuando la joven cumplió los 16 años tuvo que abandonar el único sitio al que una vez llamó hogar. El mundo se abrió ante sus puertas sin ningún sitio al que ir. Fue así como comenzó su viaje por el mundo, una simple joven que deambulaba por Europa con lo poco que tenía encima y ganando lo justo entre algunos trabajos pasajeros y algunas actuaciones callejeras de su armoniosa voz y su cautivador baile.
Aunque poco era lo que tenía y apenas lograba alimentarse mientras viajaba siempre compartía lo poco que tenía con los demás, su corazón puro siempre estaba dispuesto a echar una mano allá donde se la necesitase por muy imposible que pareciera la tarea. Su mirada llena de ilusión y su sonrisa siempre brillante mantenía el ánimo en todos los corazones que la rodeaban.

No fue hasta sus 18 años que la desgracia volvió a azotar su vida. Nunca fue un guerrera, ni tan siquiera sabía cómo luchar ni defenderse mas no podía permitir la injusticia que se alzaba ante sus ojos. Un pequeño pueblo rural perdido en la Rusia más profunda estaba siendo saqueado por unos extraños asaltantes que portaban misteriosas armaduras. La joven trató de adentrarse allí y salvar a cuantos infantes pudiera para luego salir con ellos entre el caos, sin embargo fue descubierta durante la huída. Por un segundo pensó que todo estaba acabado, que ya no había escapatoria y cuanto salió de sus labios fue una disculpa a aquellos jóvenes por no haber podido salvarlos. Luego todo fue una luz cegadora que lo envolvió todo, para cuando al fin se disipó ella misma portaba también una hermosa armadura plateada con una lira entre sus manos, tocó y cantó en aquel momento disipando el caos, alejando los temores y ahuyentando las tinieblas que asolaban aquel lugar, su melodía debilitaba a los impíos y fortalecía a los puros. Fue así como su son expulsó a los asaltantes y salvó a los que lograron sobrevivir. Una nueva mujer había elevado su cosmo y alcanzado vincularse con la constelación bajo la que nació, Lira y ella brillaban bajo el mismo compás desde aquel día.

Poco después de haber obtenido misteriosamente la armadura plateada de Lira, la cual se creía perdida tras la muerte de su antecesor un caballero la encontró para llevarla al Santuario. Desde aquel día comenzó su entrenamiento dentro de aquel lugar para formar parte de la lucha que los humanos desconocían. Desde el primer día llamó la atención, su estilo de combate pronto se desarrolló de una forma extraña que llamaba la atención y era casi imposible no percatarse de su presencia. Siempre callada, alejada de todos pero manteniendo una hermosa sonrisa que animaba a todos, la joven tocaba cada noche por muy cansada que estuviera para animar a los demás guerreros y curar sus corazones, sus dudas y sus miedos pero... ¿Quién calmaba los suyos propios?
Tras tres años entrenando en el Santuario la mujer de azulada cabellera había conquistado el corazón de todos los integrantes del lugar, su música cautivaba hasta el corazón de los caballeros dorados y animaba las noches más oscuras, era casi imposible no saber quién era ella. Sí, había logrado convertirse en un faro en las tinieblas, fue por ello que su ausencia se notó tanto cuando pidió ausentarse de allí para ir a entrenar en soledad a la antártida, quería lograr mejorar su música, cautivar hasta los corazones más fríos y ser capaz de resistir cualquier tipo de situación que tratase de impedirle tocar su tan mortal como milagrosa melodía.

Durante un año la joven estuvo completamente desaparecida del Santuario. Muchos pensaban que había muerto, otros que jamás volverían. Mientras tanto, la situación parecía lograr empeorar, sin un líder que tomase el lugar del patriarca y la diosa Athena en paradero desconocido muchos comenzaron a temer por el devenir de la guerra que parecía volver a alzarse ante todos ellos. Las batallas eran cada vez más crueles, algunos caballeros nunca lograban a regresar y muchas armaduras estaban destrozadas y con el espíritu quebrado.
Fue una extraña madrugada de invierno en la que un enorme cosmo resonó en todo el sacro emplazamiento, era una extraña sensación que parecía envolverlos a todos en aquel inmenso poder y apaciguar sus miedos más internos. Tras aquella misteriosa sensación se escuchó la hermosa melodía de una lira acompañada de un cántico que parecía traer consigo la felicidad. Todos corrieron a ver qué ocurría, procedía del lugar en que las armaduras heridas estaban siendo reparadas. Todo cuanto los se pudo ver fue un habitáculo teñido de rojo carmesí y la hermosa joven de azulada cabellera tocando su música mientras era rodeada por las armaduras. Su música, su poder, su sangre estaban siendo entregadas para fortalecer tanto las armaduras como los corazones del santuario, una nueva luz parecía haber aparecido para cautivar nuevamente el corazón de aquellos que luchaban por el futuro.

Zyra casi muere el día que regresó de su entrenamiento. El haber dado su sangre y su poder por dar más fuerza a sus aliados hizo que la mujer se debatiera entre la vida y la muerte en un profundo coma durante una semana. Cuando por fin despertó lo primero que vio fue al caballero dorado Seiya, para su sorpresa los propios caballeros la habían estado rondando desde su aparición. Lo primero que escuchó fue una pregunta de cómo se encontraba y luego una leve reprimenda por su insensatez, la cual casi le costó la vida.
Su sangre fue el precio para revivir las armaduras, su propio bienestar el precio por fortalecerlas y su libertad el precio por inspirar el corazón de los guerreros del Santuario. Todos parecían seguir su armonioso corazón, todos parecían confiar en ella acercándose a una tímida luz que brillaba en el horizonte. Era casi como si todos estuvieran dispuestos a seguirla mientras ella tan sólo trataba de mantener la unidad y el espíritu en alto. El ofrecimiento fue toda una sorpresa para ella, mas no para muchos otros. El inmenso cosmos que desató cuando regresó en un alarde de poder, cuánto había refortalecido tanto las armaduras como el ánimo de la gente e iluminado el santuario a su llegada hizo que el clamor del público clamase a Zyra como la matriarca del Santuario. Fue ni más ni menos que Seiya quién se lo ofreció, reticente a aceptar el título en un principio fue incapaz de negarse tras ver la confianza depositada en ella de sus camaradas, incapaz de decepcionarlos.

Desde su nombramiento oficial como la Matriarca del Santuario, Zyra ha estado dirigiendo las tropas de la diosa Athena con sabiduría y bondad aguardando el regreso de la diosa. La guerra ha comenzado y la voz de los guerreros del santuario se alzan bajo una misma armónica sinfonía que traería la paz a un mañana mejor defendiendo el mundo que tanto ama la diosa a la que veneran. Se dice que mientras la más pura melodía del corazón de la matriarca siga iluminando la oscura noche nunca se apagará la esperanza de un nuevo amanecer. Pocos han sido los que han podido ver la fuerza de la joven peliazul en pleno combate pero aquellos que lo han hecho sienten que no hay lugar más seguro que el Santuario mientras la matriarca siga velando por sus sacros dominios.

―Extras

-Es huérfana.
-Poco se sabe de dónde estuvo durante su entrenamiento.
-Desde su nombramiento ha estado estudiando día y noche para ser conocedora de los secretos del santuario hasta convertirse en una erudita del mismo.
-Pocos han visto su estilo de combate y aún menos son aquellos los que conocen el verdadero límite de su poder, algunos incluso dudan de su fuerza como Matriarca al no haberla visto en acción, aunque ningún caballero dorado aconseja medir sus fuerzas con ella.
-Su melodía, tan milagrosa como letal, defenderá el corazón de los más puros. Tras dominar las técnicas de su propia armadura ha estado perfeccionando las suyas propias, su combate es una danza letal que detiene los corazones más impíos y restablece a las almas más puras.

―Registro

● Nombre Original: Azura
● Anime - Manga - Artista - Juego: Fire Emblem Fates


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: La matriarca Zyra, una hermosa melodía que vela por el mañana.

Mensaje por Killias el Mar Jul 19, 2016 3:56 am

¡FICHA ACEPTADA!
¡Excelente ficha! ¡Muchas gracias por registrarte!
Espero nos ayudes a hacer crecer aún más este foro.

Recuerda pasar por los Registros

Smile
avatar
Killias
Dios Hades
Dios Hades


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.